Cuantos Están Disfrutando de un Buen Espíritu Navideño o una Terrible Actitud Navideña?

        christmas star   

Estas a la expectativa de la Navidad como una ocasión para disfrutar con tu familia y amigos, o temes esta época del año?

            Solo unos pocos días atrás, una madre soltera me dijo que la Navidad es muy fuerte  para sus emociones, finanzas, y su actitud en general hacia estos días de fiesta.

            Una joven pareja me dijo que la Navidad para ellos se ha convertido en un tiempo de contienda y argumentos entre ellos y sus suegros. 

            Recibí un correo electrónico de un desconocido que leyó uno de mis libros, pidiendo oración por su joven hija que se quiere suicidar.    

            Otra joven de otro país me dijo en un mensaje que odia la época de Navidad porque no tiene familia, es soltera, y sufre de depresión.

            Y, mencionaré uno más, de los muchos mensajes que he recibido esta semana.  Un joven esposo me contactó, pidiendo oración porque había tenido una gran pelea con su esposa, ya que debido a su problema con el alcohol, no tenía suficiente dinero para comprar regalos de Navidad para sus dos pequeños hijos. Ahora ella está hablando de divorcio y de regresarse a sus padres. 

            De todos modos, ¿de qué se trata la Navidad? 

            Se trata enteramente de Jesús.  Celebramos Su cumpleaños. Celebramos las buenas nuevas de salvación. Jesús es nuestro Salvador. La Biblia habla de los sabios, que fueron guiados por una estrella para encontrar a Jesús, adorarlo y regalarle bellos tesoros. Hoy nosotros celebramos, dando y recibiendo regalos.  Pero el mundo lo ha tornado en un extravagante mercadeo de ventas y compras. En muchos casos, si las empresas no logran por lo menos cubrir sus inversiones durante las Navidades, tendrán que considerar cerrar sus tiendas. El verdadero significado de este día santo ha sido oscurecido por la codicia, frenesí, y expectativas equivocadas. 

            Mientras pasan los años, me doy cuenta que no se trata de las decoraciones, los árboles bien adornados, ni los regalos debajo del árbol.  Se trata de adorar a Dios y darle gracias por regalarnos la salvación. Es un tiempo para celebrar con la familia el gozo de haber sido escogidos y redimidos del pecado y la iniquidad. Es un tiempo para demostrar un nivel más profundo de amor hacia todos nuestros familiares y amigos. ¡Es tiempo de celebrar porque Cristo vive en nosotros!

            Pero, ¿qué hacemos?  Nos esforzamos y preocupamos porque no tenemos suficiente dinero para comprar regalos o aun para crear un ambiente festivo. Y muchas veces, cuando recibimos un regalo, nos disgustamos por dentro porque es algo que ya tenemos, que no nos queda, que se ve muy barato, o que no esperábamos. 

            Si deseas evitar una “resaca Navideña”, actívate y has un plan. He aquí algunos pensamientos:

·        Determina tus expectativas de antemano. Has una lista de los regalos que deseas recibir y los regalos que deseas dar. Guarda dinero durante todo el año para este evento. Si surge una emergencia, habla cándidamente con los miembros de la familia y ora sobre la situación. Cambia a un plan B y usa la sabiduría y el sentido común para mantener una buena actitud y buena moral en todo tiempo. 

            Si estás casada y te importan los regalos, toma tiempo para hablar específicamente y darle información detallada. No esperes que tu esposo lea tu mente. He escuchado mujeres decirme que se frustran con la aspiradora, la báscula de baño, o la cafetera que recibieron como regalo. Estos no son los regalos ideales para la mayoría de las mujeres. Tenemos que ser específicas.

·        En Junio, todos los años, mi esposo y yo hacemos una lista de los nombres de familiares, amigos, pastor, trabajadores de oficina, cartero, ama de llaves, etc., a quienes deseamos dar un regalo de Navidad. También ponemos la cantidad del regalo junto a cada nombre.  Sumamos toda la cantidad estimada y durante esos seis meses, guardamos aparte una cierta cantidad de dinero para esos regalos. Cuando llega Diciembre, estamos listos. 

·        Creo en el orden, la preparación, la expectativa, y la bendición de Dios. Cuando hacemos un plan, recibimos un resultado satisfactorio.  Tenemos que ser honestos unos con otros. Esto se aplica a muchas áreas de nuestra vida, no solo a la preparación de regalos para la Navidad. Se aplica a comprar una casa,  estudiar en una universidad, comprar un automóvil, comprar nuevos muebles o tomar unas vacaciones. Cuando aprendamos a planificar el futuro, ahorrar, orar y esperar, nos encontraremos disfrutando mucho más de lo que podríamos hacer sin un plan. 

·        Personalmente, no me importa recibir regalos.  Para mí, la Navidad es todos los días. Dando, amando, cocinando, sirviendo, celebrando las fiestas de cumpleaños, preparando la cena de Acción de Gracias, manteniendo tradiciones – para mí, eso es celebrando una vida Cristo-céntrica.  Siempre le digo a mi esposo, -por favor no me compres nada especial, solo llévame a comprar un suéter bonito que pueda usar en Nochebuena para recibir a mi familia en nuestra cena tradicional de Nochebuena.  A mi esposo le gustan los relojes, y él se asegura que yo sepa cuales le gustan. Esto me permite a mí guardar el dinero durante varios meses para comprarle un bonito reloj.

·        No disfruto de la hornada pero me encanta cocinar. Si te gusta hornear, eso es un enorme beneficio que puedes utilizar para hacer galletitas y regalos dulces para tus amigos y familiares. Esta semana recibí de mi vecina, una bonita cesta de galletas y pastelitos de chocolate, envuelta en una caja roja, con papel de celofán y una cinta roja. Para mí eso fue celestial. ¡Alguien tomo tiempo para hacer algo especial y sabroso para mí!  Otra vecina me trajo un bonito Panettone Italiano, un pan especial, una de mis cosas favoritas. 

·        Otra idea es llevar a tus niños al centro comercial para visitar a Santa, tomar chocolate caliente, y cantar canciones de Navidad. Realmente no hay escusa para no dar un regalo a un niño. Todas las organizaciones caritativas, iglesias, y comisarías tienen regalos gratis para repartir. 

·        Yo antes enviaba cientos de tarjetas postales en la Navidad. Hoy he bajado a un promedio de 50 tarjetas y muchos correos electrónicos. Todo está cambiando.  Las redes sociales siguen re-inventándose y la gente encuentra más fácil usar Facebook, correo electrónico o enviar textos. 

·        Piensa en nuevas tradiciones Navideñas. Piensa en asistir a un culto especial en Nochebuena, seguido por una bonita cena en tu casa, o en casa de algún familiar. Esta es una de nuestras nuevas tradiciones. Abrimos los regalos en Nochebuena y mi hija prepara un desayuno-almuerzo (brunch) en Navidad. Nos quedamos en pijamas y luego jugamos toda clase de juegos en familia. 

·        Si tienes que pasar los días festivos con tus suegros, tomen turnos cada año. Si los dos deciden quedarse en su casa, no tengan temor de decir que han cambiado sus planes. A veces, los largos viajes le quitan el gozo a la Navidad. Habla con tu familia y toma decisiones que levanten la moral de toda la familia. 

·         Toma tiempo para descansar y relajarte.  Diviértete, ya seas casada o soltera. Si tienes hijos, siéntate con ellos y disfruten juntos, jugando juegos, cantando juntos, construyendo una caseta en la sala, horneando galletitas, viendo películas divertidas…

·        Recuerda que tu salud mental es muy importante. Si eres soltera, invita algunas amistades y prepárales una cena – o pídeles que cada uno traiga algo. Crea un ambiente. No pases la Navidad sola.

·        Recuerda que tu hogar es un ministerio. El hogar es donde aprendemos a amarnos unos a otros y amar a Dios. Aprendemos a adorar y obedecer los mandamientos de Dios. Aprendemos a estar satisfechos con mucho o con poco. Aprendemos a dar de lo poco o lo mucho que podremos tener. El hogar es un ministerio a cada otro y a Dios.

·        Disfruta estas Navidades y ten un maravilloso y prospero Año Nuevo.

 

Dra. Iris Delgado

Leave a Reply